sábado, 18 de abril de 2009

El ejército de Costa Rica en tiempos de Juanito Mora

En el gobierno de Mora se construyó el Cuartel de Artillería, las tropas hacían prácticas en la Plaza de Artillería. En estos terrenos se levantó el Banco Central.

Capítulo anterior: El gobierno de Juanito Mora

En 1850 Juanito Mora empezaría una reingeniería de las fuerzas militares. En aquellos días el ejército estaba focalizado en un solo cuartel facilitando que el poder bélico se concentrara en un solo punto. Para evitar que las fuerzas armadas le hicieran lo que él le hizo a Castro Madriz sacó de aquel lugar todas las armas. La cúpula militar amenazó con derrocarlo, él los despidió, hubo un conato de zafarrancho y los revoltosos terminaron en el exilio. Las fuerzas armadas quedaron en familia con su cuñado y hermano al frente.

Otra acción del presidente fue sacar a Costa Rica de los esquemas heredados de España. Profesionalizó las tropas fundando una escuela militar en 1852 bajo la dirección de un coronel importado de Europa reforzado por tres ingenieros militares prusianos. El cambio en la formación castrense daría resultado cuatro años después.

La cantidad de soldados aumentó de 5000 en 1850 a 9000 en 1856 (9% de la población). El armamento fue renovado en 1854 cuando el Estado compró el 25% del presupuesto nacional en armas a Inglaterra.

El presidente tenía todo listo para mantener el orden interno y atender el inminente desmadre con Nicaragua.

Luis Molina, nuestro embajador en Washington, alertó al gobierno sobre la eventual amenaza filibustera. Ahí empezaron a sonar los tambores de guerra. Las influyentes familias Iglesias, Tinoco, Montealegre y Aguilar no querían guerra. Mora era acuerpado por los Escalante, Oreamuno y Cañas. Los alemanes, adinerados e influyentes cafetaleros, tomaron tres rumbos: con Mora, contra Mora y uno jaló a Nicaragua para unirse a Walker!!!

Finalizada la epidemia siguió la Segunda Campaña donde Costa Rica conoció la derrota en la batalla naval del 22 de noviembre, donde "el Granada" de Walker despedazaría a la nave costarricense "11 de abril", comandada por un peruano. Las tropas de Walker rescatarían y atenderían a los sobrevivientes.

En el 57 las tropas nacionales lucharon estratégicamente en dos frentes. El primero fue en el río San Juan arrebatando puntos de control filibustero para dejarlos desabastecidos y sin refuerzos. El segundo fue junto a las tropas centroamericanas en Nicaragua donde vencieron definitivamente a un debilitado Walker. Su rendición ante el ejército aliado se da el 1º de mayo de 1857. Ese día acabó la guerra y los filibusteros se marcharon, con todo y armas, para Estados Unidos. Todo el mundo quería matar a Walker pero Morita no dejó.

Siguiente capítulo: Cuartelazo, exilió y fusilamiento de Juanito Mora

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Sígueme