martes, 3 de abril de 2012

Ideología y moral de la caída de Herrero


Vea, yo soy una persona decente; es una barbaridad esto. Yo no sé qué es lo que ustedes quieren hacer conmigo. ¿Quieren destruirme? Fernando Herrero (La Nación 3/04/2012)

Los gobernantes son el cruce de dos variables: la ideológica y la moral. En la primera está su discurso político y en la segunda se ubican sus intenciones. Cuando las intenciones son buenas quien se equivoca puede recapacitar pero cuando no lo son, en caso de error, la caída al precipicio es total.

Estoy en desacuerdo con aumentar impuestos pero creí que Herrero lo proponía de forma congruente, que su discurso y acciones eran coherentes.

Sin embargo después de ver que "olvida" actualizar el valor de su patrimonio para efectos tributarios pero le alquila al Estado, mediante contratación directa, al valor de mercado, su familia hace consultorías pagadas con fondos públicos, sin licitación, y se le "olvida" (para variar) reportar sus ingresos al fisco... uno queda con la convicción que el aumento de impuestos carece del elemento esencial del pacto social: la buena fe.

El sinsabor es extremo: nos quieren imponer una carga que ellos mismos evitan llevar. Queda el gobierno atado de pies y manos, con una enorme deuda de credibilidad ya que ha sido expuesto el poco compromiso con que los gobernantes llevan sus cuentas personales, esos mismos que han tratado de "traidores" y "poco solidarios" a quienes han cuestionado el manejo de las finanzas públicas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Sígueme